Las plantas y sus vecinos

0
276

Al momento de sembrar, uno puede organizar sus cultivos de varias maneras. Esto depende grandemente de las preferencias, experiencias pasadas y resultados obtenidos. Usualmente, dos ideas dominan la mente del agricultor al momento de sembrar. La primera idea es sembrar un tipo de planta en un espacio determinado, asegurando una producción máxima de ella; esto se llama monocultivo. La segunda idea es sembrar varios tipos de plantas en un espacio determinado, y a esto se le conoce como policultivo. Por lo tanto, en este artículo, vamos hablar sobre los policultivos. Definiéndolo como la “asociación de cultivos”.

Existen varios puntos que se deben cumplir para crear una buena asociación de cultivos. Primero, estas no deben competir entre sí por recursos o interferir en su crecimiento. Los factores que pueden afectar una buena asociación entre plantas es la competencia por: luz, agua, espacio y nutrientes. Incluso, si una de las plantas crea una toxina que impide el crecimiento o el desarrollo de otro cultivo, esta no se puede utilizar. Por ejemplo, el gandul es una de estas plantas que puede afectar el crecimiento de otras plantas por secreción de toxinas.

Las asociaciones tienen una gran variedad de ventajas como: prevenir plagas, conservar humedad, aprovechar todo el espacio disponible, evitar desgastes de nutrientes, fijar nitrógeno y controlar el crecimiento de malezas. Uno puede crear asociaciones que cumpla con uno de estos objetivos o varios. Por ejemplo, la asociación clásica de cultivos se llama las tres hermanas. En dicha asociación, se siembra maíz (Zea mays), calabaza (Curcubita máxima) y habichuela (Phaseolus vulgaris). Todos los cultivos presentes en esta asociación ayudan al desarrollo de las otras plantas presente de una forma u otra. El maíz es una planta que tiene un crecimiento erecto, por eso la habichuela buscará apoyo del maíz. En cambio, la habichuela proveerá nutrientes al maíz y calabaza por medio de fijación de nitrógeno. La calabaza, con su crecimiento rastrero, cubrirá el terreno no ocupado por la habichuela y el maíz. Por consiguiente, evita el desarrollo de malezas y conserva la humedad.

El último ejemplo que podemos mencionar sobre las asociaciones de cultivos es: la albahaca (Ocimum basilicum) y el tomate (Solanum lycopersicum). El tomate es un cultivo bastante susceptible al ataque de plagas. Por eso, al sembrar albahaca a 10 cm del tomate, esta puede enmascarar el olor del tomate para las plagas, evitando que estas lo detecten.


Referencia: Corriente Verde

Suscríbete al Informe Mañanero
Recibe nuestro editorial directamente en tu correo electrónico. Entérate de lo más reciente en el campo agrícola de Puerto Rico. Noticias, reportajes, festivales y muchos otros temas.
Respetamos tu privacidad. Informe Agrícola no compartirá ni venderá tu informacion a terceras personas.
- ANUNCIO -
COMPARTIR (SHARE)
Artículo anteriorJardinería y agricultura urbana – Agrochic
Próximo ArtículoMujeres se unen a favor de la agricultura en la isla
Rey E. Cruz Aguilar

Mi nombre es Rey E. Cruz Aguilar; vivo en Arecibo. Mi amor por la agricultura se desarrolló desde los trece años. Un día decidí ayudar a mi abuelo atender un sembradío de batata. Desde ese momento, fui desarrollando un amor por la agricultura y una curiosidad de como todo trabajaba en dicha área. Para saciar la curiosidad, decidí cursar el bachillerato en agronomía, en la UPR de Mayagüez. Hasta este momento, he dedicado todo el tiempo que tengo disponible para desarrollar el arte que es la agricultura.