Colegio de Agrónomos expone su posición sobre proyecto de código de incentivos agrícolas.

Luego de un huracán catastrófico donde los agricultores han sufrido grandes pérdidas económicas, la política pública agrícola debe estar dirigida a fortalecer la economía agrícola y promover la inversión en este sector.

0
320

San Juan, Puerto Rico (jueves, 7 de junio de 2018) – El Colegio de Agrónomos de Puerto Rico en sus fines y propósitos institucionales esta el análisis de legislación razonable y justa que propicie el desarrollo agrícola de Puerto Rico. A tales efectos expresamos nuestra preocupación ante la Ley de Códigos de Incentivos de Puerto Rico, PS 1013 que derogan y enmiendan varias leyes que establecen la política agrícola de Puerto Rico, en especial la Ley 225-1995, Ley de Incentivos Contributivos Agrícolas de Puerto Rico, la Ley Exención de Contribuciones a la Corporación de la Industria Lechera, la Ley para Establecer el Programa de Subsidio Salarial a los Agricultores, Ley del Bono a Trabajadores Agrícolas y la Ley Exención Contributiva a la Producción Comercial de Flores y Plantas Ornamentales afectando los incentivos y subsidios que al día de hoy reciben los agricultores puertorriqueños.

Nos preocupa la eliminación y la transferencia de la administración de los incentivos y subsidios agrícolas al Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) el cual carece de conocimiento sobre agricultura, afectando y poniendo en peligro la evaluación justa de los incentivos y subsidio para los agricultores y agroempresarios a los cuales servimos. A través de los años, nuestros agricultores han sido marginados en la asignación de fondos reduciéndose cada día más y llegando menos recursos a donde tienen que llegar, a los que producen alimentos para nuestra sostenibilidad. La eliminación de estos incentivos no nos hará atractivo para la inversión dado a los altos costos de producción y distribución, la competencia de productos importados y los riesgos en el negocio agrícola lo cual requiere que la agricultura puertorriqueña sea subsidiada al igual que en todos los países del mundo. Nosotros competimos con economía de costo bajos que están en el Caribe Centro y Suramérica y con economías de escala como la de Norteamérica, lo cual nos hace que nuestra agricultura este en desventaja requiriendo inversión del estado para hacerla competitiva. Luego de un huracán catastrófico donde los agricultores han sufrido grandes pérdidas económicas, la política pública agrícola debe estar dirigida a fortalecer la economía agrícola y promover la inversión en este sector.

- ANUNCIO -

Tal como está redactada esta ley es la estocada final para el pequeño y mediano agricultor. Los retos tecnológicos, innovación y exportación de la agroindustria según expresada en el proyecto de ley, crea incertidumbre ante la política pública del proyecto de ley de traspaso de deberes al Departamento de Desarrollo Económico y Comercio aumentando la burocracia y reduciendo deberes que le competen al Departamento de Agricultura.

No podemos pasar por alto que Puerto Rico es una isla y que dependemos de abastos de alimentos en todo momento para así contar con una seguridad alimentaria ante una emergencia para asegurar la disponibilidad de alimentos. Hace 8 meses vimos que somos vulnerables y basta ya de decir que la agricultura carece de retorno de inversión. La agricultura no se puede medir igual que los demás sectores por su aporte económico y social en la producción de alimentos. Como dicen nuestros agricultores, SIN AGRICULTURA NO HAY COMIDA, SIN COMIDA NO HAY VIDA.


Agro. Aida Maldonado Quiñones – Presidenta

- ANUNCIO -Informe Agrícola no se solidariza necesariamente con las expresiones vertidas en el artículo. Nos toca a todos, individualmente, estudiar la información y asumir postura al respecto.