Cuando quedarse sentado NO es una opción

1
1471

Cuando se habla de agricultura, muchas veces viene a nuestra mente la estampa del jíbaro con bueyes,  trabajando la tierra con sus ropas rotas y un bajo o ningún tipo de escolaridad.
En tantas otras escuchamos la frase de nuestros abuelos: “estudia para que no termines como yo, trabajando en el campo”. Pues te cuento que hoy día hay un grupo de jóvenes que busca cambiar esa frase y nuestra historia, jóvenes profesionales desarrollándose en diferentes ramas de la agricultura.

Hoy les presento al Agrónomo Alberto M. Torres Quiñones, propietario de La Finca Don Paco, ubicada en Camuy. Alberto trabaja como agrónomo para el Departamento de Agricultura desde hace 14 años, ganador del premio Agrónomo del Año en 2014, segundo lugar del Premio Manuel A. Perez (2016), director del Programa Mercado de Agricultores (2012-2015) y secretario auxiliar en mercadeo (2016). Con sus 35 años representa parte de la esperanza agrícola y los jóvenes que no están dispuestos a que otro escriba la historia por ellos.

- ANUNCIO -

Cuando le pedimos que nos explicara qué lo motivó a desarrollar sus terrenos nos cuenta: “He crecido entre una familia que ha vivido de la agricultura, mi padre tenía una vaquería y luego comenzamos en la crianza de conejos. Cuando comencé a estudiar se me hacía un poco difícil trabajar lo que eran los animales, por el manejo tan intenso de la alimentación y otras cosas que el mismo conllevaba, y aun así se quedó esa espinita en mí”.

Trabajando en el departamento de Agricultura como Agrónomo
de Área, ¿que te motivó a ir más allá?
“Trabajando directo con los agricultores pude entender que nuestro
país tenía una necesidad mayor de productos del país, y comencé con una producción de ají y berenjena, trabajando los sábados y domingos en los predios de la antigua vaquería”.

¿Qué cultivos poseen actualmente y por qué los elegiste?  

“Buscando la variedad de un mercado más demandante y dispuesto a adquirir productos de calidad, establecimos siembras de pimientos morrones en colores como anaranjado, amarillo y violeta, además de calabaza y sandia. La idea era poder suplir a un mercado que se encontraba necesitado de productos de alta calidad, pero que en su mayoría buscaba el producto exterior por el desconocimiento de la existencia de un buen producto en la isla. Actualmente el concepto de agricultura es uno en el que se piensa que los productos más exclusivos son importados y yo me senté a pensar que nosotros podemos producir cultivos tan frescos y de tan buena calidad como los importados, lo que hay es que conocer nuestros mercados y la necesidad de nuestro país. Por esa razón comencé mercadeando mis productos a través de la empresa Frutos del Guacabo, empresa que mercadea productos exclusivamente locales y de alta calidad a los restaurantes del país. Así comenzamos a trabajar los pimientos en colores”.

¿Cómo te ves en el futuro? “Pues como agricultor a tiempo completo, desarrollando mi finca en su totalidad y poder presentar la calidad de las cosechas de mi país. Además me gustaría seguir aumentando la diversidad de cultivos”.

¿Qué cambiarías en tu vida? “No haber comenzado antes, porque la finca es trabajo que nunca acaba, pero igual es una terapia. Es esa conección con la naturaleza que nos permite darnos cuenta que hay que ser agradecidos por las bendiciones que recibes”.

En la Finca Don Paco en Camuy, vimos cómo con siembras establecidas, tanto en ranchos de ambiente controlado como en siembras clásicas, se desarrolla un ambiente de buen manejo, en el cual observamos que se puede ver tanto las prácticas agrícolas aprendidas en el desarrollo de su carrera profesional como las que como él nos explica ha aprendido con el pasar del tiempo en las visitas realizadas a los agricultores.

En la agricultura podemos observar diferentes áreas de interés pero lo más importante es nunca dejar de aprender, ya que la misma es un ambiente de cambio constante y en la que cualquier persona pudiera desarrollar un campo profesional. Es actualmente el mayor campo de desarrollo laboral, ya que el desarrollo de campos agrícolas en infinito, y sólo necesita pasión y creatividad sin límites. Hoy hablamos de Alberto Torres y la Finca Don Paco.

- ANUNCIO -Informe Agrícola no se solidariza necesariamente con las expresiones vertidas en el artículo. Nos toca a todos, individualmente, estudiar la información y asumir postura al respecto.
Artículo anteriorCarta a mi mejor amigo
Próximo ArtículoSembrando al estilo de Alemania – Hugelkultur
Avatar
Mi nombre es Zuleika E. Suarez Cuadrado, resido en el pueblo de Toa Baja. Me gradué en el 2005 de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Mayaguez con una especialización en Industrias Pecuarias (actualmente Ciencia Animal). Me encuentro licenciada y colegiada en mi profesión como Agronomo. Actualmente trabajo para ADEA en el programa de Mercado de Agricultores y los Mercados Familiares. Me licencie en el control de plagas y pertenezco a la compañía Food and Beverage Logistic, Inc para la fumigación de restaurante ya que poseo la licencia para fumigar en estructuras e interiores. Como Hobby practico el crossfit, practica que me ayuda a mantener una condición física para poder recorrer las diferentes fincas de Puerto Rico ademas de canalizar las energías del día a día.

1 COMENTARIO

  1. Le felicito!! Verdaderamente que necesitamos ese fruto (pimientos morrones). Espero que pronto se puedan conseguir en el mercado. Siempre lo utilizo y me encanta que mi plato sea en lo posible de productos locales. Espero ansiosamente.

Comments are closed.