El legado de los abuelos agricultores

Por: Javier Lugo Rullán y Donald Milán Guindín

2
1097

“Ama tu profesión. Trata de considerar la Abogacía de tal manera que el día que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que sea Abogado.” – E. J. Couture

Resulta muy pertinente comenzar esta nota con el décimo mandamiento de la obra de Eduardo J. Couture, el cual aplica a todo aquel que respete y ame ejercer su profesión. Los autores tenemos en común muchas cosas, entre ellas; nuestra profesión de abogados, la pasión que sentimos por ella, nuestra visión de mundo y que ambos crecimos aprendiendo de dos importantísimas figuras, nuestros abuelos –ambos- agricultores. En honor a ellos, Alberto Rullán Mayol (QEPD) y Alfredo Guindín Guindín, compartiremos con usted –amigo lector- algunos datos de sus legados.

- ANUNCIO -

(Por D. Milán) “No digas nada en ausencia de una persona que luego no puedas sostener en su presencia.” “Hablando nos entendemos.” Dos de las muchas frases que me repite mi abuelo A. Guindín. Siempre ha inculcado en mí valores como la lealtad, la palabra, el respeto y la honradez. Igualmente, me ha enseñado a ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. Valores fundamentales para los agricultores, quienes día a día empeñan su palabra en un negocio sin la necesidad de nada más que un apretón de manos.

(Por J. Lugo) Tuve el privilegio de conocer al señor Freddy Guindín cuando realizaba negocios a nombre de mi abuelo Alberto Rullán “Papa Alberto”, como cariñosamente siempre le llamé. Vi el esfuerzo y la pasión que ambos colocaban en su trabajo. Razón por la cual decidí estudiar agronomía y dedicarme a ello. Muchos consejos me regaló mi abuelo en los largos días dedicados a la finca y a sus negocios. Siempre me repetía que era importante aprender de los demás, esto me ahorraría tiempo y dificultades en la vida. Sabio consejo que muchos echan a un lado. Mi trabajo como agrónomo me llevó a visitar gran cantidad de agricultores alrededor de toda la isla. Pasé horas dialogando con ellos, escuchando sus anécdotas y aprendiendo de sus experiencias. Otra enseñanza a resaltar de mi abuelo era su renuencia a tomar decisiones si estaba de mal humor.

Ambos autores recordamos haber visto a nuestros abuelos aplicando sus consejos en caldeadas reuniones y en sus luchas por mejores condiciones para su clase. Ambos ganaron una reputación intachable entre sus pares por ser hombres rectos que siempre se aferraron a sus principios y por ser trabajadores incansables que lograron el éxito de sus empresas con una admirable perseverancia.

(Por J. Lugo) Lamentablemente, Papa Alberto partió a cultivar otras tierras hace algún tiempo, no pude disfrutar  con el convertirme en agricultor. En los días que estudiaba en la escuela de derecho casualmente me topé con el nieto de Freddy Guindín, quien se convirtió en un gran amigo y con quien tengo el privilegio de realizar este escrito. Las enseñanzas que estas dos personas nos dieron como legado son las que utilizamos a diario para realizar nuestras labores ya sea en la sala del tribunal o cultivando la tierra. Haciendo eco de las palabras con que se comenzó este escrito, me siento satisfecho de que las semillas que nuestros abuelos sembraron en la sociedad estén dando frutos en el Puerto Rico moderno. Ambos autores estamos convencidos que su legado impactó a muchos dentro y fuera de la industria agrícola.

Dichosamente, la vida nos trae personas que siempre dejarán una huella, serán parte de la formación de nuestro carácter, sus enseñanzas permitirán una mejor toma de decisiones y sus palabras sonarán en nuestras cabezas en momentos difíciles. Los agricultores como nuestros abuelos le enseñaron a generaciones futuras prácticas de cultivo exitosas, dieron grandes luchas contra el gobierno cuando lo entendieron necesario y siempre hicieron un llamado a la unión. Nuestra invitación con este escrito –al estimado lector- es a repensar sobre nuestros valores, sobre el respeto a la vida y a la agricultura que tan importante es.

- ANUNCIO -Informe Agrícola no se solidariza necesariamente con las expresiones vertidas en el artículo. Nos toca a todos, individualmente, estudiar la información y asumir postura al respecto.

2 COMENTARIOS

  1. Gracias a ambos.Muy bonito que hablen y recuerden así de sus abuelos.Se ve que ellos cultivaron,en ustedes.Apliquen y no olviden sus consejos.Yo no conocí mis abuelos pero me hubiera encantado.Hoy soy abuelo y espero hacer mi cultivo bien.Sigan escribiendo.Los felicito por su sensibilidad.
    Sergio Ortiz Atienza

Comments are closed.