El regalo de la conservación que nos beneficia por innumerables años venideros

Las servidumbres de conservación son regalos que siguen dando. Mantienen las tierras agrícolas trabajando para las generaciones futuras y benefician a la vida silvestre, la calidad del agua, los pastizales y el suelo.

0
105

Montana, USA (lunes, 8 de enero de 2018) – Al despedirnos de la época de festividades es un buen momento para hacer un recuento de los regalos que recibimos y de los obsequios que entregamos. La conservación de nuestros recursos naturales es una de las formas en que podemos retribuir a nuestros niños, comunidades y economía por los años venideros.

Las servidumbres de conservación son regalos que siguen dando. Mantienen las tierras agrícolas trabajando para las generaciones futuras y benefician a la vida silvestre, la calidad del agua, los pastizales y el suelo.

Una servidumbre de conservación es un acuerdo legal voluntario entre un propietario y una organización calificada, como un fideicomiso de tierras, que compensa a los propietarios por establecer restricciones sobre uso de una propiedad para proteger sus valores naturales.

Por ejemplo, las servidumbres a veces están diseñadas para limitar el desarrollo de subdivisiones residenciales. Esto ayuda a mantener las granjas y ranchos intactos, asegurando la seguridad alimentaria de nuestra nación. Los productores también usan las servidumbres como una forma de mantenerse sostenible y rentable, o como una herramienta para transmitir sus tierras a sus hijos.

A través del Farm Bill, el Servicio de Conservación de Recursos Naturales (NRCS, por sus siglas en inglés) del USDA provee recursos técnicos y financieros que ayudan a los terratenientes y socios a proteger los lugares que tanto debemos proteger. Este año, NRCS planea invertir $ 250 millones a través del Programa de Servidumbre de Conservación Agrícola (ACEP).

ACEP se enfoca en la conservación de las praderas, tierras pantanosas y tierras agrícolas más productivas de nuestra nación al otorgar fondos a los socios de conservación para comprar servidumbres en tierras de trabajo.

“La protección de estas tierras preserva nuestra herencia, los recursos naturales y el espacio abierto”, dice Tom Hedt, conservador interino del Estado para NRCS en Montana.

Eric Hansen, uno de los principales seguidores de ACEP en Montana, está de acuerdo con ese sentimiento. Hanson está trabajando con NRCS y The Nature Conservancy para colocar una servidumbre en su rancho en Dillon. “Quiero que mi hija maneje este rancho algún día”, dijo Hansen. “Quiero que sea un rancho en funcionamiento y es por eso que una servidumbre me atrajo”. Necesita permanecer como un rancho, como puede ver, un rancho, un solo rancho.”

En el 2017, terratenientes y socios de fideicomiso de tierra del Montana NRCS colaboraron en más de 90,000 acres de servidumbres en hábitat de gallos de salvia por un total de alrededor de $ 22 millones, la mayor cantidad de acres de cualquier estado y un tercio del total nacional de servidumbres de NRCS.

Montana NRCS debe gran parte de su éxito a los socios locales, cuyo arduo trabajo está dando sus frutos a los recursos naturales, los agricultores y las comunidades.

El impulso de la conservación está en aumento en Montana y en todo el país. Ayude a comenzar el año 2018 difundiendo la palabra que las servidumbres de conservación son el regalo que da para siempre.

Póngase en contacto con su centro de servicio de USDA para obtener más información acerca de los recursos financieros y técnicos disponibles para servidumbres agrícolas.

Fuente: USDA News

- ANUNCIO -