Estudiantes del RUM exploran finca de pequeños rumiantes en Colombia

0
548

Mayagüez, Puerto Rico (martes, 5 de junio de 2018) – En busca de superar un curso académico y aprender a cómo innovar una industria en vías de crecimiento, quince estudiantes del Departamento de Ciencia Animal del Recinto de Mayagüez partieron a Cártago, Colombia para expandir su conocimiento en la inseminación y genética de pequeños rumiantes.

Como parte de un programa especial, alumnos de bachillerato y maestría de la institución, junto al catedrático auxiliar y doctor Abner Rodriguez, visitaron la finca ovina El Redil desde el 29 de abril hasta el 5 de mayo. Dicho criadero, que cuenta con 16 hectáreas de terreno, ha recibió galardones el pasado año por el talento humano y las tecnologías aplicadas para maximizar la capacidad animal. Además, este se ha convertido un referente mundial para la industria de desarrollo ovino dado que ofrece cursos educativos para todo particular interesado en conocer de este proceso.

- ANUNCIO -

“Aprendimos a cómo hacer sincronización de celos en frío, recolectar semen de los machos, congelar y evaluar el semen, y, finalmente, realizamos la inseminación a las ovejas con la técnica de laparoscopía”, afirmó el estudiante subgraduado Rafael Rodríguez Roberto, quien sus compañeros se dirigieron como “Bobby”. Rodríguez Roberto, quien logró reclutar a los participantes de esta expedición, explicó a Informe Agrícola que algunas de las cosas que más le impresionó al alumno de Ciencia Animal fueron el manejo del pastoreo y control de malezas, lo cual son factores esenciales para magnificar la cantidad de animales en cuerdas de tierra. “En Puerto Rico, normalmente tú verías 10 animales por cuerda. En Colombia, en esa finca, había 1,200 animales en esas 40 cuerdas, con solo pastoreo. Eso es impresionante”, manifestó.

Otros detalles que les impresionó tanto al joven, como a sus colegas, fue el trato, la cultura y las costumbres del paisano, lo cual algunas le pareció similares a las de Puerto Rico. “En Colombia, la gente no come cordero. Pero ellos han tenido que educar a las personas asistiendo a convenciones, ferias nacionales y exposiciones para que prueben y consuman de sus productos”, dijo. Mientras tanto, la meta de Bobby es seguir buscando estudiantes y profesores que sigan levantando esta iniciativa de visitar otros países tropicales para modernizar la industria ganadera del país.

Por un lado, José Ortiz, quien cursa la maestría de Extensión Agrícola en el RUM, comparte con Informe Agrícola lo “enamorado” que quedó del viaje educativo y las técnicas que logró aprender en el transcurso, como la inseminación quirúrgica. Mientras que Angélica Silva, que se halla en su cuarto año del bachillerato en Ciencia Animal y aspira a ser veterinaria, catalogó la experiencia como “gratificante”. Además, tanto José y Angélica hicieron un llamado para que no se abandonen actividades como esta, dado que lo aprendido se puede implementar al progreso del país.

Como último llamado, “Bobby” expresó que aunque la producción genética en los pequeño rumiantes en Puerto Rico no está en cero, se necesita más cooperación y organización para ayudar este campo de trabajo. “Los puertorriqueños no podemos ser tan negativos. Nosotros tenemos buenos animales. Lo que necesitamos es organizarnos como industria, llevar récord. Ahora mismo, se están hablando de unas cooperativas [de criaderos] que quieren surgir, pero cuando preguntas cuántas [ovejas] hembras hay en Puerto Rico, la respuesta es no. Lo que necesitamos es organizarnos como uno”, acotó.

- ANUNCIO -Informe Agrícola no se solidariza necesariamente con las expresiones vertidas en el artículo. Nos toca a todos, individualmente, estudiar la información y asumir postura al respecto.