Moho blanco, conoce más sobre este hongo

0
371

Definición

El Oidio, también conocido como cenizamoho blanco, se trata de un hongo que forma parte de la familia de Erisifáceos (Erysiphaceae), y contiene un gran número de especies distintas (900 aprox) que afectan a diversas especies de plantas y árboles alrededor del mundo.

Además recomendamos la aplicación de Humus Líquido, este producto siempre resulta beneficioso en todos los cultivos debido a que restablece la flora microbiana natural del suelo, aumentando la sanidad de manera que si conseguimos que el suelo esté sano.

Características

El odio es característico ya que forma una especie de polvo blanco algodonado. Este polvillo son masas de esporas que ha producido el propio hongo en su desarrollo, y que afectan a todas las partes aéreas de la planta. Aunque mayormente afecta a las hojas, sobre todo a las más jóvenes, puede encontrarse tanto en el envés como en haz de la hoja.

Morfología y actividad

Anuncio

Se trata de un hongo (Ascomycete) cuyo ciclo vegetativo genera micelio y cleistocitos (estructura reproductiva dónde se encierran las esporas) durante el inverno, y, micelio desarrollado además de una serie de conidios encadenados durante el verano. A partir de primavera, y durante el verano es cuándo se produce la propagación de las ascosporas (esporas) dando paso a la propagación de la infección. Dicha infección es capaz de mantenerse hasta el otoño. Por tanto, la infección fúngica ocurrirá en las células epidérmicas pero, encontraremos las esporas en la superficie de la planta.

La planta va a proporcionar al hongo todo lo necesario para vivir, normalmente no causan la muerte de la planta sino que la debilitan causando daños por necrosis en las hojas e inmadurez del fruto.

La humedad es una variable muy importante para el crecimiento del hongo puesto que un grado alto de humedad es requisito indispensable para el desarrollo y supervivencia del hongo. El crecimiento de plantas espontáneas (por ejemplo: la corregüela es una planta propensa a tener oidio), un alto contenido de nitrógeno o la mala ventilación dentro del cultivo también son factores favorables para el desarrollo de esta infección.

Daños directos e indirectos causados por el oidio

Las esporas cubren las superficie foliar provocando un bloqueo de luz, en consecuencia, producen pérdida de la capacidad fotosintética de la planta. Esto hace que la planta se oscurezca, pase a unas tonalidades de verde más oscuro y marrones llegando a causar la muerte de la hoja. La planta presenta dificultades para realizar la respiración a través de sus estomas, ya que están colapsados por las esporas en forma de polvo blanco. Además produce pérdidas en el cultivo puesto que muchos frutos no se desarrollan en su plenitud.

Cultivos en los que se encuentra el oidio

A nivel de cultivo los huéspedes más comunes son:

Oidio Vid

La vid (Vitis vinifera). La especie de hongo que lo infecta es Erysiphe necatorProduce una reducción de tamaño en los pámpanos. Las hojas se oscurecen y mueren. El oidio vid necrotiza los frutos, incluso se agrietan si este no ha llegado a su tamaño definitivo.

Oidio en rosal

La especie de hongo que infesta al rosal es Sphaeroteca pannosa. Como hemos mencionado anteriormente, este hongo suele aparecer en el envés de las hojas del rosal, aunque también podemos encontrarlo en el haz de estas. Aparece especialmente en los nuevos brotes, aun así, puede infectar hojas y flores. Se produce un polvito blanco sobre la hoja y, si aparece en hojas jóvenes, puede incluso deformarlas al crecer.  Suele actuar en verano aunque pasa el invierno latente en yemas.

Enfermedad Oidio en frutales

Oidio en Manzano

La especie de hongo que le infecta es Podosphaera leucotricha. Infecta a las hojas, flores, brotes y sobre todo a las yemas del arbol.

Oidio Melocotonero

El melocotonero La especie de hongo que les infecta es Sphaeroteca pannosa var. persicae. Infecta a hojas, brotes jóvenes y frutos. Esta especia también afecta al Albaricoquero (Prunus armeniaca) y almendro (Prunus dulcis).

Oidio del Mango

Al mango le infecta la especie Oídium mangiferae. Dependiendo de la variedad de mango que este cultivada, el grado de infección varía. El hongo se desarrolla en los tejidos jóvenes. Las hojas se deforman produciendo una posible defoliación. El fruto cae prematuramente y aparecen cubiertos por el hongo en su totalidad.

Otras especies como el AvellanoLa especie que lo enferma es Phyllactinia guttata que recubre las hojas por el envés sobre todo y produce defoliación.

Oidio de los cereales 

Trigo, Avena, cebada, centenoLa especie de hongo que les infecta es Blumeria Graminis. Se suele encontrar presente en el haz de las hojas inferiores, aunque puede estar presente en todas. El grano puede aparecer vacío.

Tratamiento del Oidio. Prácticas usuales

1. Empleo de cultivares resistentes

Existen variedades de especies en el mercado que presentan resistencia al oídio, las cuales, suelen ser híbridos de varias plantas de diferentes países dentro de la misma especie. Aunque no todas las especies cuentan con esta opción como es el caso de la sandía (Citrullus lanatus) entre otras.

2. Destrucción de plantas espontáneas y rastrojos

Eliminación de plantas arvenses mediante diferentes mecanismos.  Si mantenemos una densidad del cultivo alta propiciamos malas condiciones de ventilación, las cuales favorecen la aparición de la plaga.

3. Eliminar las partes de la planta afectadas

Se cortan y recogen todas las partes de la planta afectadas y se queman o tiran. Importante no mezclar con el compost porque se pueden esparcir por el humus.

4. Siembras tardías

Atrasar la siembra de nuestro cultivo para evitar que se cumplan las condiciones idóneas para el hongo, es decir, temperaturas suaves y alto grado de humedad.

5. Limitar el aporte de nitrógeno

Controlar los niveles de nitrógeno del suelo añadidos de forma exógena, además, el nitrógeno está vinculado al crecimiento de todas las partes de la planta y es una de las principales fuentes de nutrientes para ella. El nitrógeno favorece la aparición de esta plaga.

6. Aplicación de azufre

La aplicación de azufre es una práctica extendida, es un mecanismo de acción fungicida, letal para el oidio. Su uso debe estar controlado y deben de respetarse bien los tiempos de tratamiento puesto que si hacemos un uso en exceso podemos perjudicar el resto de microorganismos presentes en el suelo.

7. Empleo de micorrizas

Las micorrizas son unas estructuras filamentosas generadas por los hongos. Se trata de una simbiosis entre el hongo y la planta puesto que favorecen a la planta a la absorción de nutrientes y demás sustancias necesarias para su crecimiento. Además este tratamiento es incompatible con el uso de fungicidas, puesto que, estos eliminarían ambas especies de hongos.

8. Fungicidas naturales o caseros

Tratamiento con propóleo, sustancia generada por las abejas a partir de la resina de las plantas y arbustos que polinizan. La leche también se emplea como fungicida casero, la cual se realiza a partir de leche desnatada y bicarbonato sódico, en este caso es el ácido láctico el que actuará como fungicida propiamente dicho. Por último, la cola de caballo es otro ejemplo.

 9. Control químico de la enfermedad

Uso de productos químicos con acción fungicida. Debemos de tener en cuenta que uno de los problemas que acarrean estos productos es que eliminan todo tipo de hongos, incluyendo los que puedan beneficiar al cultivo. Además de afectar al suelo y por consiguiente, a los microorganismos que habitan en él.

- ANUNCIO -