Una raza, un mundo; el nuestro – Agricultura de Puerto Rico

0
413
Una raza, un mundo; el nuestro

Aprovechamos el comienzo de este gran proyecto –Informe Agrícola- para compartir con el amigo lector unas notas que consideramos importantes. Todos, sin importar nuestra raza, religión o clase social, por mencionar algunas características, vivimos en un sistema cerrado. En términos simples, en nuestra Isla lo que sucede en la montaña, eventualmente, afecta la costa. A nivel mundial, problemas como el calentamiento global, el derretimiento de los polos, también nos afecta. Por lo cual, debemos tomar consciencia de que nuestros actos tienen repercusiones serias. Entonces, debemos cuestionarnos; ¿qué podemos hacer para proteger nuestro sistema, nuestro mundo?

La educación debe ser el primer paso

La educación debe ser el primer paso, seguido por concientizar a cada ser humano de que sus acciones no pasan desapercibidas, por último debemos buscar –todos- alternativas reales para proteger y preservar nuestro sistema. El respeto debe ser el norte, el ser humano debe respetar a un árbol de la misma forma que se respetaría a sí mismo, cada uno (el ser humano y el árbol) tiene su función en el mundo, cada uno tiene su propósito. Igualmente, debemos devolverle el respeto que merece la figura del agricultor. Sin ellos no habría comida en nuestros hogares.

Sólo existe una raza

- ANUNCIO -

Como han discutido grandes pensadores, sólo existe una raza: la humana. Aunque algunos puedan pensar distinto, sólo existe un mundo, un sólo sistema. Históricamente, la humanidad ha creado barreras dada la tenencia de ciertas características. La religión nos separó, las fronteras en los países nos dividieron, las creencias políticas nos llevaron a la guerra, por dar algunos ejemplos. Eventualmente fuimos perpetuando aún más las barreras. Lo económico se volvió importante, separamos el campo de la ciudad, los barrios, las comunidades pobres. Hoy día, tenemos un país con fronteras internas tan marcadas que cuando pasamos de la ciudad al campo o al barrio parece ser que hemos viajado a otro país. 

Los seres humanos tienen la capacidad

No todo está perdido, los seres humanos tienen la capacidad –si trabajan unidos- de solucionar muchos de los problemas que nos están destruyendo. Si todos los países del mundo trabajaran como países hermanos podríamos organizar la agricultura mundialmente, poniendo a producir de forma adecuada las tierras, disminuyendo o acabando con el hambre. Idénticos proyectos se podrían crear para erradicar enfermedades.

Levantemos nuestro País

Mirando nuestra Isla, esa cultura de trabajar por separado, ese sentido de individualismo, nos está destruyendo. Para algunos, la Isla se divide en dos grandes partes: “San Juan” y “la Isla”, subdividida en comunidades especiales, sectores y barrios compuestos por muchos hermanos caribeños. ¡Que no se nos olvide, somos caribeños! Nos divide –igualmente- la política, nos destruye también. ¿Y qué podemos hacer? ¿Por qué son pertinentes estas notas? Seremos pequeños –tal vez- para unir el Mundo, pero gigantes para unir nuestra Isla. Trabajemos en equipo, ayudemos al prójimo, démosle la mano a quien lo necesita, de paso levantemos nuestra agricultura, levantemos nuestro País.


Por: Javier Lugo Rullán (Abogado y Agrónomo)Donald R. Milán Guindín (Abogado)

- ANUNCIO -Informe Agrícola no se solidariza necesariamente con las expresiones vertidas en el artículo. Nos toca a todos, individualmente, estudiar la información y asumir postura al respecto.