in ,

USDA re-alinea guías de comedores escolares

CNN – La administración de Trump está reduciendo los requisitos nutricionales de las comidas escolares establecidos por la Casa Blanca de Obama en 2012.

El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, firmó una proclamación el lunes que relaja las normas de almuerzos escolares para el próximo año en tres áreas clave: granos integrales, sal y leche.

Específicamente, los estados podrán conceder exenciones a las escuelas que sufren dificultades para cumplir con el estándar de granos 100% integral, aunque, incluso con los cambios, por lo menos la mitad de los granos ofrecidos en las escuelas deben ser granos integrales. Las escuelas ya no tendrán que alcanzar el objetivo más estricto para reducir el sodio en los alimentos que se ofrecen a los estudiantes. Y los programas de comidas serán capaces de servir a los estudiantes leche con sabor de 1% en lugar de leche sin sabor y sin grasa.

Lo que los niños están dispuestos a comer

El Programa Nacional de Almuerzos Escolares y el Programa de Desayuno Escolar son programas de comidas asistidos por el gobierno federal que proveen almuerzos nutricionalmente balanceados para los niños. Ambos programas son administrados por el Departamento de Agricultura, aunque las escuelas locales fijan los precios de las comidas, ofreciendo una escala variable a los estudiantes basada en el ingreso familiar, como lo requieren las regulaciones federales.

En el 2012, bajo la Ley de Niños Saludable Sin Hambre (Healthy Hunger-Free Kids Act), el ex Secretario de Agricultura Tom Vilsack y la primera dama Michelle Obama establecieron nuevos estándares para aumentar los requerimientos nutricionales generales para las comidas escolares. No es el único programa defendido por Michelle Obama que vio cambios esta semana: La administración de Trump también descontinuó “Let Girls Learn”, una iniciativa de educación para adolescentes en los países en desarrollo que comenzó en 2015.

Perdue dijo en un comunicado de prensa que la proclamación del lunes es el resultado de “años de retroalimentación de estudiantes, escuelas y expertos en servicio de alimentos sobre los desafíos que enfrentan al cumplir con las regulaciones finales para comidas escolares”. Según las cifras del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, los costos de los alimentos escolares costaron a los distritos escolares y los estados $ 1,22 mil millones adicionales en el año fiscal 2015, pero la mayoría de los estados reportaron una disminución en la participación de los estudiantes en el programa de almuerzo escolar.

Un informe del año escolar 2013-14 patrocinado por el USDA encontró que más del 60% de las autoridades escolares de alimentos observó más residuos en términos de ensalada / verduras crudas y verduras cocidas después de la aplicación de las normas actualizadas.

Perdue dijo que cuando los niños no comen, no obtienen la nutrición que necesitan, y esto socava “la intención del programa”.

“Un ejemplo perfecto es en el Sur, donde las escuelas quieren servir granos”, dijo Perdue, que trabajó como veterinario antes de servir como senador estatal de Georgia y gobernador. “Pero la variedad de grano entero tiene escamas negras en ella, y los niños no la comen, la escuela cumple con los requerimientos de grano entero, pero nadie está comiendo el grano”.

Marlene Schwartz, directora del Centro Rudd de Política Alimentaria y Obesidad de la Universidad de Connecticut, dijo que el argumento de que los alimentos están terminando en la basura “no está respaldado por la investigación. Los residuos no han aumentado”.

“Lo que he estudiado es si los niños están, o no, comiendo los almuerzos, y descubrimos que si los comen”, dijo Schwartz. “Creo que lo que la gente no entiende de los desechos de las bandejas es que si los niños comen, digamos el 70% de las frutas y verduras que están tomando, eso significa que el 30% es lo que están botando”.

Naturalmente, el volumen de residuos aumenta cuando se añaden frutas y verduras a cada plato, dice ella, pero el consumo de este importante grupo de alimentos también ha aumentado.

La proclamación de Perdue, Schwartz cree, es “reducir la velocidad del progreso, pero no completamente deshacer lo que se ha hecho”.

“Mi impresión ha sido que las compañías de alimentos y los profesionales del servicio escolar han estado trabajando muy duro durante los últimos cinco años para tratar de mejorar las cosas y cumplir con estos estándares”, dijo.

“Las reformulaciones han sido hechas, es mi punto de vista: las empresas que venden cortezas de pizza y bollos u otros productos de granos a las escuelas, muchas de ellas ya han reformulado, por lo que son ricas en grano”.

Es probable que muchos cambios continúen. Aunque podrían permitir flexibilidad para los distritos escolares locales, los ajustes de Perdue a las necesidades nutricionales también eliminan la presión de la industria alimentaria, sugiere Schwartz.

“No hay mucho que los directores individuales de servicio de alimentos puedan hacer para cambiar el sodio en los alimentos que sirven, porque los están obteniendo de las compañías”, dijo. “Así que siento que esto es más un regalo a las empresas para darles más tiempo para hacer esos cambios”.

El impacto en las dietas de los niños

Schwartz cree que el impacto en la dieta de un niño individual será pequeño y equivale a una ingesta ligeramente más alta de grasas saturadas debido al mayor contenido de grasa en la leche con sabor.

“Pero no es un gran salto, es bastante pequeño”, dijo. Con respecto a los cereales integrales y el sodio, cree que cualquier ganancia obtenida en el pasado se mantendrá sin más mejoras realizadas.

“Si esto realmente ayuda, ya sabes, los directores de servicio de alimentos tienen más flexibilidad y permanecen en el programa y continúan trabajando para mejorar la calidad de los alimentos que están sirviendo, entonces eso está bien conmigo”, dijo Schwartz.

La Dra. Tanya Altmann, pediatra de California y portavoz de la Academia Americana de Pediatría, dijo que los niños reciben de la tercera a la mitad de sus calorías diarias en la escuela.

“Así que los programas de almuerzo escolar son fundamentales para ayudar a un niño a alcanzar sus metas de nutrientes durante el día”, escribió en un correo electrónico. “Estoy bien con 1 por ciento (grasa), leche con sabor ya que toda la leche tiene importantes proteínas, calcio y (vitamina D) que necesitan los niños en crecimiento”.

Cuando se trata de aflojar los estándares que regulan la sal, que “no tiene ningún beneficio nutricional y puede contribuir a una dieta poco saludable en su conjunto”, y los granos reguladores, Altmann es un poco menos “complacida”.

“Ya sabemos que los niños no comen suficientes cereales integrales”, dijo. “Los cereales integrales son importantes para el crecimiento y el desarrollo, y creo que todos los cereales que los niños comen deben ser granos integrales siempre que sea posible”.

Un nuevo informe del USDA sobre la calidad nutricional, el costo y la aceptabilidad de las comidas escolares, así como las dietas de los estudiantes estarán disponibles para 2018.

“Será importante evaluar cuánta diferencia hacen estos cambios”, dijo Schwartz. “Podría haber sido mucho peor desde el punto de vista nutricional”.

Traducción por Informe Agríciola: FUENTE

Avatar

Written by José H. López Moreno

Estudiante y empresario en las ramas de la tecnología, ventas y comunicaciones. Fundador de FullTech Media, Ingeniero de Ventas en HI Software Developer, y co-fundador de Informe Agrícola. Vivo bajo la premisa del hashtag puertorriqueño… #yonomequito.

Comienza la Semana de la Tierra en Puerto Rico

Reconocen a la juventud agrícola de Puerto Rico