Vaquería Martínez – El relevo generacional de una exitosa empresa agrícola

0
1228

Vaquería Martínez, es una empresa agrícola familiar que tuvo sus comienzos para el 1974, localizada en el Barrio Pugnado Adentro en Vega Baja. Fue en el año 1987 que Don Manuel Martínez se hizo cargo de la administración de esta empresa que para entonces tenía 60 vacas en ordeño y unos 10,000 litros de cuota. Hoy día Don Manuel nos relata con nostalgia la trayectoria de este negocio familiar, que ha logrado mantener por más de treinta años.

Este agricultor no oculta el orgullo que siente al pasar este negocio a la tercera generación, sus hijos Enrique y Pablo Martínez Loarte. Estos jóvenes agricultores han aceptado la responsabilidad de continuar el legado familiar en esta empresa agrícola.

- ANUNCIO -

Enrique Martínez Loarte, es un joven agrónomo graduado del programa de Ciencia Animal con una maestría en Nutrición de Rumiantes de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez. Enrique decidió llevar a un nivel científico todo lo aprendido en la vaquería, con el fin de mejorar las prácticas de reproducción, nutrición y manejo de forraje tareas que hacía de niño junto a su padre en la vaquería.

Por otro lado Pablo Martínez Loarte, quien cuenta con un bachillerato en Recursos Humanos de la Universidad Interamericana, decide convertirse en el administrador a tiempo completo de esta empresa familiar, Vaquería Martínez. Hoy Pablo maneja una finca dedicada a la producción de leche, con una cabida de 105 cuerdas, 90 vacas en ordeño y una cuota de 25,000 litros. Este joven empresario junto a su esposa y la pequeña Paula, de solo 4 años de edad trabajan muy duro todos los días para lograr el éxito de su negocio familiar. La familia Martínez es ejemplo de dedicación, perseverancia y desarrollo dentro del campo agrícola.

Al compartir con la familia Martínez podemos percibir el orgullo, el amor y la satisfacción que únicamente puede sentir aquella persona que hace lo que le gusta. De estas personas emana una energía contagiosa que recibes de forma instantánea al llegar a su finca que se completa con la alegría y espontaneidad de una pequeña agricultora, la bella “Paula”.

- ANUNCIO -Informe Agrícola no se solidariza necesariamente con las expresiones vertidas en el artículo. Nos toca a todos, individualmente, estudiar la información y asumir postura al respecto.